Skip to content

Sociedad Patriótica, Alianza País y la derecha política ecuatoriana confluyen en la esencia entreguista que toda oligarquía tiene

julio 3, 2012

Acaban de ponerle la firma a un Convenio que representa uno de los cercenamientos más escandalosos de los que ha sido víctima nuestra heredad territorial. Es una cuestión de simple matemática: 12 millas de soberanía de mar territorial son una cifra menor que 200 millas. Y también es cuestión de sentido común: el que como país no hayamos podido ejercer control o aprovechamiento económico suficiente sobre esa zona marítima no significa que debamos renunciar a ella.La respuesta a las críticas serán las de siempre: “si dicen representar al pueblo, ganen las elecciones”, “las críticas vienen de poderes fácticos que intentan desestabilizar el Estado, conspiran contra la revolución ciudadana, a la que no la detiene nada ni nadie”. Bajo este discurso florido y demagógico, imponen un Estado de corte policíaco, que vigila y controla hasta la intimidad de las personas, violenta los derechos humanos como nunca ha pasado hasta ahora en la historia, limita los espacios democráticos de decisión, anula las funciones del Estado si no se adaptan a la voluntad del Presidente, mantiene la corrupción oficial en la impunidad y resuelve los problemas del país en el discurso mediático, más no en la realidad, donde la crisis, la pobreza, el desempleo y la exclusión se agravan. Y ahora, por último, traicionan a la patria.
Lo que acaba de hacer el gobierno en alianza con la derecha bien podría ponerle la cereza que le hacía falta al pastel, para ser recordado como uno de los regímenes más nefastos que ha tenido el Ecuador. Al preparar esta edición veíamos con preocupación la gran carga de temas negativos que incluía, pero sabemos que lo único que hacemos es reflejar el grave escenario en el que nos desenvolvemos. Pero también incluimos, como tema central, lo que fue la exitosa Convención Plurinacional de Trabajadores, Pueblos y Movimientos Sociales, que se planteó líneas básicas generales para lo que será un programa de gobierno progresista, democrático y revolucionario, y que fueron recogidas por los partidos y organizaciones de izquierda unificadas en la Coordinadora Plurinacional de las izquierdas.

Fue un evento para ratificar la decisión de mantener la lucha contra las políticas gubernamentales y por el cumplimiento de las demandas hechas en el mandato presentado durante la marcha por el agua, la vida y la dignidad. Un evento en el que se evidenció también la existencia de diversos y valiosos cuadros políticos que pueden enfrentar con gran expectativa una futura lucha en el plano electoral.

En el contexto de un aniversario más de lo que fue el triunfo de la revolución liberal, el gobierno seguro pondrá en marcha toda su maquinaria generadora de mensajes para intentar parangonar, una vez más, ese histórico proceso con lo que ahora se vive, tratarán de elevar la figura de Rafael Correa a una especie de reencarnación de Eloy Alfaro, y hasta de una versión mejorada, porque así lo exige el ego presidencial.

Lo cierto es que este cinco de junio debe significar para los ecuatorianos la necesidad de recuperar la dignidad de la patria, de defender la soberanía por la que el viejo luchador entregó su vida. Una nueva y auténtica revolución aún está por triunfar, y está del lado opuesto al régimen que impone Rafael Correa.

Fuente: PERIÓDICO OPCIÓN, ECUADOR.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s