Skip to content

Resolución Partidos Marxista-leninistas de América Latina

julio 31, 2012

Nos hemos reunido los Partidos Comunistas Marxistas- leninistas de América Latina para discutir varios puntos entre los que destaca el seguimiento a la situación en nuestros respectivos países y en el plano internacional, así como para definir los compromisos que devienen en consecuencia. Después de varios intercambios de opiniones y debates, hemos llegado a las conclusiones siguientes:

Sigue en curso la crisis del sistema capitalista en perspectiva a agravarse, a pesar de todas las medidas que adoptan los gobiernos al servicio del capital financiero y los monopolios imperialistas para conjurarla. Estos siguen tomando medidas que afectan a la clase obrera, los trabajadores y pueblos en general.

En este sentido, reducen y hacen cada vez más precarios los salarios, llevan a cabo despidos masivos en empresas privadas y en instituciones públicas, reducen las jubilaciones y pensiones, recortan los presupuestos para educación, sanidad, seguridad entre otras áreas de servicios a la clase obrera y el pueblo en general; al tiempo que elevan los impuestos a bienes y servicios de consumo de las grandes mayorías, todo en el propósito de obtener dinero para pagar la deuda pública y hasta para salvar de la bancarrota a los bancos privados, a los que le han entregado  miles de millones de dólares y euros sacados de las espaldas de la clase obrera y los pueblos.

Cumbres de jefes de gobierno y de Estado se han sucedido desde el año 2008, en busca de promover el crecimiento económico, generar empleos y superar la crisis. Pero por más acuerdos adoptados y dinero puesto a disposición de la banca privada, el crecimiento esperado no llega todavía y más empresas y bancos entran en bancarrota.

Los gobiernos al servicio del capital financiero y los monopolios imperialistas persisten en la línea de que la crisis la paguen la clase obrera y los pueblos.

En su afán por salir de la crisis, el capital financiero y los monopolios, buscan nuevas fuentes para a la acumulación de capital, y aquí cabe destacar la actitud entreguista, antinacional y antipopular, de la mayoría de los gobiernos de América Latina y el Caribe, los cuales están entregando a empresas extranjeras recursos mineros y naturales de toda índole.

Además de un despojo a los recursos del pueblo, esas concesiones conllevan a severas afecciones al medioambiente y a las comunidades en los que están localizados, agregando un elemento más para la indignación y rebeldía popular.

La clase obrera, los trabajadores, la juventud  y los pueblos no aceptan estas políticas de los gobiernos. En todos los continentes se están desarrollando luchas obreras y populares en general, que toman la forma de huelgas activas, manifestaciones de calle, tomas de edificios, entre otras.

En Colombia, el movimiento popular organizado, los comunistas y revolucionarios entre ellos, enfrentan al régimen y al gobierno títere de Juán Manuel Santos, al tiempo que trabajan por un referendo revocatorio de la reforma a la justicia y el conjunto de reformas y políticas aprobadas por el ilegítimo Congreso de la República que también debe ser revocado, con la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente de carácter democrático y popular que, además de esta, se ocupe de la aprobación del conjunto de reformas que reclama hoy el país.   La clase obrera, al tiempo que también participa de estas iniciativas, desarrolla importantes jornadas de lucha por sus reivindicaciones específicas y en rechazo a la explotación minera a cielo abierto, tal como ocurre en Cerrejón. Dentro de estas iniciativas y luchas En Ecuador, los comunistas y revolucionarios, la clase obrera, los indígenas, juventud y los estudiantes, y en general todos sus pueblos, impugnan al gobierno de Correa, le reclaman cumplimiento estricto de la Constitución, le exigen que desista de la política de criminalizar las protestas, cese la represión contra los luchadores populares y revolucionarios y que se ponga en libertad a los activistas que han sido apresados por pensar diferente al Presidente de la República; en este contexto tuvo cumplida realización la Marcha Plurinacional por el Agua, la Vida y la Dignidad de los pueblos. En Perú, la clase obrera y el pueblo en general protestan de manera sistemática la explotación irracional de sus recursos mineros y luchan por los derechos sindicales y la salvaguarda de la educación pública. En Argentina, se movilizan los trabajadores y los pueblos en defensa de las mismas banderas, en tanto la clase obrera reivindica en movilizaciones y huelgas sus derechos. En Chile los jóvenes estudiantes apoyados por amplios segmentos de la clase obrera y el pueblo reclaman la educación pública gratuita y cuestionan al gobierno neoliberal. En Brasil, se desenvuelven numerosas huelgas y movilizaciones de la clase obrera, los servidores públicos, los maestros, estudiantes en las escuelas y  universidades, ocupaciones de tierras por parte de las personas sin viviendas, y los revolucionarios avanzan en ligazón con estas manifestaciones de las masas.  En Venezuela, la clase obrera y los diversos sectores populares, afirman reivindicaciones logradas como la Ley Orgánica del Trabajo para trabajadores y trabajadoras, la Ley de Costos y Precios Justos, ambas logradas al calor de la lucha. Al tiempo que enfrentan a la patronal y reclaman profundizar los cambios en perspectiva al socialismo científico, único que puede emancipar a la clase obrera y a la sociedad en su conjunto.   En República Dominicana, los trabajadores cañeros han tomado las calles para reclamar derechos de jubilación al gobierno, y es creciente en este país la lucha de masas contra la entrega por parte del gobierno de los recursos naturales al capital extranjero, y por el 4% de PIB para educación, según establece la Ley que rige a ese sector.  En México, crece la lucha obrera como lo testimonian los obreros eléctricos  y mineros, los maestros enfrentan la evaluación neoliberal y, la juventud universitaria ( #Yo Soy 132) se involucra en política en defensa de los intereses democráticos y nacionales.

Si bien, todavía esta actitud no se expresa en el mismo o parecido nivel en la mayoría de los países, se puede afirmar que hay una respuesta en crecimiento por parte de los oprimidos, marginados y excluidos, a las políticas de los imperialistas en medio de la crisis del sistema.

Constatamos que junto a la crisis económica y sus consecuencias, concurren en nuestros países, actitudes represivas de los gobiernos que criminalizan las protestas, acusando y hasta sancionando con penas de cárcel a los combatientes populares y revolucionarios, sindicales, educadores, estudiantiles, barriales y campesinos que se manifiestan en resistencia a las políticas y medidas de los gobiernos de turno. Se producen graves afecciones a las libertades públicas y los derechos democráticos, que se agregan a los viejos problemas que sufren la clase obrera y los pueblos.

Frente a esta situación general del sistema capitalista y particular de nuestros países, los partidos comunistas damos la cara y  reiteramos  la voluntad de impulsar las luchas obreras y populares en general por las reivindicaciones sociales y políticas, mismo que por los cambios democráticos, revolucionarios y por el socialismo.

Llamamos a nuestras militancias a seguir alentando la organización y lucha de los oprimidos y explotados, a ponerse al frente de las mismas a cualquier consecuencia.

A la consigna de que la crisis la paguen los ricos, hay que agregar la denuncia sistemática de los gobiernos demagogos y populistas que encubren su actitud servil a las oligarquías y el imperialismo declarándose de izquierdas y hasta socialistas; igual, la defensa de las libertades públicas y los derechos democráticos, el rechazo a la criminalización de las protestas, el reclamo de que los gobiernos respeten los derechos consignados en aquellas Constituciones que como resultado de las luchas populares consignan reivindicaciones importantes para los pueblos, entre estos el derecho a la protesta y la libre sindicalización de la clase obrera y los trabajadores; mismo que se debe impulsar la lucha de masas para la reforma progresista de los regímenes políticos y sociales por la vía de la Constituyente, en aquellos países donde predomine un sistema político y social obsoleto y negador de derechos fundamentales de los pueblos.

Un lugar importante en nuestras luchas, se le debe dar a la defensa del agua, el rechazo a la entrega de los minerales y recursos naturales del pueblo, y a la solidaridad con los movimientos que en este momento protestan la explotación  minera a cielo abierto, caso destacado del que desarrollan los pueblos de Cajamarca, en Perú, de Catamarca en Argentina, Oaxaca en México y Cerrejón en Colombia.

Protestamos contra los bombardeos sistemáticos que con saldos de cientos de muertos, heridos y desplazados que lleva a cabo el ejército de Colombia contra diversas comunidades civiles e indefensas, so pretexto de que de esa manera combate a la insurgencia guerrillera de las FARC, (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia),  el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y, el Ejército popular de Liberación (EPL), que no renuncian a sus postulados de combatir junto al pueblo por la liberación nacional y social.

Con enérgica indignación, repudiamos también la acción golpista por parte de la oligarquía paraguaya y del imperialismo yanqui contra el presidente Fernando Lugo, hecho que expresa de una manera clara la determinación de estos de deponer a gobiernos que no responden de manera total a sus intereses y designios. Apoyamos decididamente a los campesinos, trabajadores, maestros y la juventud en su lucha por la tierra y los derechos de organización y huelga. En Paraguay, antes de la elección de Lugo, durante su gobierno y después de su derrocamiento, los campesinos y trabajadores  han vivido  en la pobreza, sin acceso a la tierra, a la salud y la educación.

 Al reafirmarnos como partidos comunistas, de la clase obrera, determinados a colocarnos al frente de cada una de sus luchas y de los sectores populares, en el propósito de tomar el poder político, llevar a cabo la revolución, hacia el socialismo, nos auto desafiamos a convertirnos en partidos grandes, influyentes en la vida política y social de nuestros países, condición indispensable para que podamos liderar el proceso revolucionario; para lo cual llamamos a nuestras militancias a trabajar con determinación y claridad de propósitos en el seno de la clase obrera y las masas populares en general, a desarrollar los más estrechos vínculos organizativos y de lucha posibles, y a reclutar de entre estas para nuestras filas a los elementos más avanzados y dispuestos a la lucha popular y revolucionaria.

Reunión ordinaria de los Partidos Marxistas- leninistas de América Latina.

PARTIDO COMUNISTA REVOLUCIONARIO- BRASIL

PARTIDO COMUNISTA DE COLOMBIA (MARXISTA LENINISTA)

PARTIDO COMUNISTA MARXISTA LENINISTA DEL ECUADOR

PARTIDO COMUNISTA DE MEXICO (MARXISTA LENINISTA)

PARTIDO COMUNISTA DE PERU (MARXISTA LENINISTA)

PARTIDO COMUNISTA DEL TRABAJO DE REPUBLICA DOMINICANA

PARTIDO COMUNISTA MARXISTA LENINISTA DE VENEZUELA

 

Ecuador, Julio 2012.-

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s