Skip to content

DOCTOR: GUSTAVO PETRO ALCALDE MAYOR Bogotá. D.C.

marzo 8, 2015

Apreciado Alcalde: Un equipo de personas y organizaciones pertenecientes al movimiento social afrocolombiano y a su Autoridad Nacional- Anafro, hemos realizado un seguimiento de la labor de Gobierno de la Bogotá Humana y queremos presentar un balance o corte de cuentas a diciembre del 2014 en materia de política afro de su administración. Se quiere cumplir mediante este breve balance con uno de los compromisos implícitos que conlleva el asumir, en un régimen democrático, la tarea de un movimiento social serio. El movimiento social, fuera de su lucha directa, callejera, de desobediencia civil, está también para cumplir un rol de control político a la labor de los gobiernos, ante la opinión y ante sus propias bases. Mediante este trabajo, atendemos pues a una de nuestras obligaciones: enjuiciar críticamente ante la opinión pública el modo en que el gobierno Distrital está llevando a cabo, después de 3 años, sus responsabilidades ante el pueblo afrobogotano. Este balance está precedido por ser los abajo firmantes de tendencias democráticas, progresistas y de afroizquierda. Hemos realizado un balance esforzándonos por no apartarnos de un análisis objetivo, en el que la labor de gobierno se juzga básicamente –sin limitarnos a ello— en relación con sus propias propuestas de campaña electoral y firma de acuerdo programático con el pueblo afro, por el compromiso que ha contraído la Bogotá Humana en su Plan de Desarrollo con el pueblo afro y por lo que se ha prometido a lo largo de estos tres años. Bien se entiende, por otra parte, que un balance a esta altura está lleno de connotaciones de provisionalidad. Nuestro trabajo no es para descalificar a nadie personalmente, nuestro trabajo es, más una advertencia que estimamos saludable, cuando aún se está a tiempo de corregir muchas cosas que están mal hechas, otras que van por mal camino y algunos anuncios preocupantes por parte de la DAE que consideramos equivocados, lo mismo algunas actuaciones grupistas en su seno, excluyentes, antidemocráticas, que rayan en la persecución política. A pesar de la voluntad política de la Secretaria Gloria Flórez y su preocupación de construir una política pública, su política de puertas abiertas, sus orientaciones son recibidas equivocadamente por los funcionarios DAE como imposiciones, hecho que bloquea cualquier avance en la reciente mesa de trabajo mixto que se conformó entre la DAE y algunos sectores afro. Este importante escenario que hubiera podido servir de constructor conjunto de política pública, entre el movimiento afro y la Administración-DAE, empezó sin contemplar la necesidad de respetar la autonomía del movimiento social afro-urbano, expresado en desacertadas intenciones de cooptar a organizaciones afro por parte de esta, que en reuniones privadas hace ofertas de trabajo y contratos, no de cara a la mesa, liquidando las pocas confianzas; cooptación que se hace con el propósito de imponer una agenda preestablecida y no como resultado, de una interlocución amplia con las diferentes expresiones del movimiento afro para seguir potenciando la concertación y la organización amplia y democrática de las mayorías de los cientos de miles de habitantes de Bogotá que hacen parte del pueblo negro, afrocolombiano, palenquero y raizal ya como desplazados o como nacidos en esta capital como expresión de la diáspora afrocolombiana. Parece que el gobierno Distrital no ha desarrollado definiciones de fondo sobre “la cuestión afro” y las políticas públicas ¿Se puede hacer política pública sobre las diferencias étnicas cuando no hay un reconocimiento de la diversidad, de los derechos de los pueblos afros y de la lucha contra el racismo estructural, histórico e institucional?. El movimiento negro como movimiento de reivindicación étnico, luchamos no solo por la igualdad en derechos como ciudadanos, sino por el derecho de ser negros. A la ausencia de una política pública integral de etnias para la población afro, indígena y rom, a la atomización de la oferta institucional, a la pérdida de rumbo estratégico de la DAE al reducirse a la ejecución de acciones puntuales e intrascendentes muchas y la no construcción de una política pública como Misión, a la débil interlocución directa y diálogo social gobierno-etnias, a la captura de la agenda afro de base y apropiación por parte de una burocracia intermediadora que establece un retén entre el gobierno distrital y las bases afro; se agregan hoy los confusos procedimientos para la toma de decisiones al interior de la DAE, la ausencia de una mirada de conjunto al interior de los sectores de la misma Administración Distrital y en particular por parte de la DAE en su papel de coordinador-orientador de la política étnica, la negación abierta a expresiones del movimiento afro como Anafro -Autoridad Nacional Afro- cuando es la Autoridad reconocida por la Corte Constitucional, la decisión de no contribuir al fortalecimiento organizativo del movimiento afro en las localidades y de no dar cumplimiento cabal al Plan Integral de Acciones Afirmativas de forma actualizada, la exclusión deliberada y sectaria de expresiones democráticas y de la afroizquierda, la reticencia de construir una agenda conjunta hacia una política pública entre la Administración y el movimiento afro en Bogotá, imponiendo por encima del movimiento una agenda institucional sin la voz del pueblo afro, son a nuestra consideración los errores más protuberantes que se han dado en estos tres años de esta administración. Consideramos que desde un principio esta Administración mostró su gran debilidad en el tema al escoger personas no idóneas ni pertenecientes a ninguna de las etnias en la DAE, escogencia que obedeció a criterios politiqueros, falla que no podía ser resuelta con el ofrecimiento de diez mil millones, que a su vez produjo un efecto disolvente y de división, poniendo el debate en los recursos financieros y no en la construcción de una política pública. Coincidimos con Jorge Rojas Secretario de Integral Social, cuando hace un análisis crítico el año pasado, de una situación que aún no ha sido superada, como es el liderazgo institucional de la DAE en materia de Planes Integrales de Acciones Afirmativas para grupos étnicos: “Si bien la Comisión Intersectorial Poblacional del Distrito Capital-CIPO- tiene unas funciones relacionadas con la coordinación de la implementación de las políticas, es una instancia de coordinación que debe articularse a la función que en materia tiene la Dirección de Asuntos Étnicos de la Secretaría de Gobierno”. “Los débiles avances particularmente de este año, evidencian la necesidad de contar con un liderazgo sustantivo y permanente de la Dirección de Asuntos étnicos por ser de su competencia”. “Revisando la intervención de la DAE lograda hasta el momento, se encuentra que presenta debilidades especialmente relacionadas con la consolidación de un equipo de trabajo idóneo, suficiente y permanente y la disponibilidad de recursos que coadyuven en el cumplimiento cabal de la función”. Si la Misión de la DAE es coordinar interinstitucionalmente las políticas Públicas que integren la población étnica residente en Bogotá, entonces su accionar debe ser el de articular de forma integral toda la oferta institucional de los diversos sectores, secretarías e institutos de forma transversal, su papel no debe ser de ejecutor, la DAE hoy lee al revés su papel y pierde su rol principal, pretendiendo que los sectores y secretarías concurran a apoyar acciones minoritarias que ella ejecuta. Esto se puede hacerse pero no es la gran responsabilidad misional de la DAE. Por otro lado la construcción de política pública no sólo se hace entre la misma administración, se construye también con los sujetos sociales, con los pueblos étnicos en las localidades y con sus organizaciones, en ejercicios democráticos, en asambleas y cabildos abiertos, en foros locales afro, en el directo diálogo social. El Plan de desarrollo de la Bogotá Humana tiene 8 metas étnicas, ¿Quién se ha encargado de hacerles seguimiento a su bajo cumplimiento?. ¿Quién le está haciendo la evaluación y seguimiento periódico al impacto y oportunidad de las políticas y estrategias trazadas en materia de atención y protección de lo que le corresponde a cada sector y secretaría en materia étnica?. ¿Quién está haciendo evaluación del programa de etno educación en la Secretaria de Educación? ¿ Por qué se liquidó el equipo que venía haciendo esta labor?, Por qué la inoperancia hoy de la cátedra de estudios afrocolombianos?. ¿Quién es el doliente en el seguimiento de la canasta de seguridad alimenticia para afros impulsada desde la Secretaria de Integración Social?. ¿Por qué la Secretaría de Desarrollo económico no ha definido proyectos de emprendimiento con las comunidades afro, ni se impulsa un proyecto distrital de inclusión laboral y de generación de ingresos y empleo?. Lo mismo pasa con Salud, Vivienda, cultura, deportes, Plan de Desarrollo, etc. Quien está ajustando los planes y programas dirigidos a nuestra población?, las casas afro responden a un interés electoral de un sector político o a una necesidad sentida de las comunidades afro desde las localidades?. ¿las casas como construcción social hacia donde se dirigen, cuál es su norte?. ¿El futuro de las casas será el mismo de la famosa “casa afro” del centro, donde no tienen cabida los afros y se convirtió en una empresa de manejo personal y privado?. ¿Por qué en el IDEPAC la Gerencia de Etnias no cuenta con recursos hoy?. ¿Cómo están siendo atendidas las víctimas y afrodesplazados por la Consejería de Paz del Distrito?. ¿Cuál es la atención a las mujeres afro, a niños y niñas, Jóvenes afro que no tienen ofertas de empleo ni de estudio ni nuevas invitaciones socializadoras por parte del gobierno distrital, a los trabajadores informales y a poblaciones desplazadas que llegan a Bogotá y viven la segregación residencial y precarias condiciones de vida en la ciudad al píe de los semáforos?. La exclusión, segregación y racismo de la administración distrital en el empleo para con los afrodescendientes lo podemos demostrar con la respuesta de la comisión del servicio civil. En DDHH de la Secretaría de Gobierno, a pesar de la opinión favorable y sobresaliente del proceso de trabajo con comunidades afro del distrito por parte del coordinador del proyecto de cátedra ddhh (Pedro Mahecha) se desconoció el proceso que se venía adelantando. El Plan de acciones afirmativas venció en el año 2010, la DAE tiene la obligación de reformular el Plan Integral de Acciones afirmativas para los pueblos étnicos de manera participativa con cada pueblo étnico y no lo está haciendo cuando esta es su misión, ¿Por qué?. ¿Será que se pierde este Plan en esta Administración?. ¿Por qué no se cumple el DECRETO 171 DE 2013 (Abril 22) “Por medio del cual se estandarizan las definiciones y se unifica el plazo para la formulación o ajuste de los Planes de Acción de las Políticas Públicas Poblacionales y los Planes de Acción Integrales de Acciones Afirmativas de Bogotá, D.C.”?. Existe una Comisión intersectorial en materia de política étnica, pero sus programas son de un impacto muy bajo. ¿Qué está haciendo cada sector por la construcción de una política integral afrobogotana y étnica en general?. Queremos dejar sentado, que estamos por la consulta previa, libre e informada, pero no estamos de acuerdo con la iniciativa particular de impulsar en estos momentos una consulta express para el 8 de marzo como lo propone la DAE, sobre la representatividad afro en Bogotá. Este tema no es el tema prioritario de las comunidades y organizaciones en las localidades, tampoco hay un ambiente favorable para hacerla. El juego de las representatividades afro sólo le interesa a los antiguos ex consultivos que quieren seguir perpetuándose como los representantes o intermediarios entre la administración distrital y el pueblo afro, beneficiándose de esta intermediación y lucrándose, también lo utilizan como trampolín de la afroderecha representada en amigos de Yair Acuña, que tras la elección de Consejeros Afro locales quieren imponer una representación al Concejo Distrital con candidato propio, este es uno de los objetivos ocultos del promocionado decreto 364, que nos querían imponer, trampa en la que cayó desafortunadamente la Administración distrital . La administración está por la representación afro, el pueblo afro le interesa más en este momento, tratar en espacios públicos, mediante la participación directa los asuntos sociales que los afectan. El camino de la democracia directa con el pueblo afro no ha sido ensayado, ni en esta ni en otra administración. La ampliación de los espacios de democracia directa del pueblo afro debe ser lo fundamental, no lo meramente representativo, que ya fracasó con la antiguas consultivas. Ciertamente, el pueblo afrobogotano se constituye como sujeto político también en las elecciones, y en el ejercicio de las libertades políticas, pero también está claro que lo étnico rebasa lo meramente representativo; la irradiación democrática de la sociedad crea o hereda espacios de participación directa, de democracia comunitaria, de experiencia asamblearia territorial, que también forman parte del pluralismo democrático de la sociedad. Esta democracia participativa-directa-comunitaria es la clave para el entendimiento de la vía democrática del pueblo afrobogotano, de sus derechos de ciudadanía y forman parte de su acervo, de la memoria colectiva y de su experiencia política. Señor Alcalde, el tema prioritario, central, es el cumplimiento de la deuda social del gobierno distrital con el pueblo afro. No soslayemos este compromiso, pues, no se ha cumplido con la deuda social adquirida en el plan integral de acciones afirmativas y las metas con enfoque diferencial étnico que contiene el actual Plan de Desarrollo Distrital, que tiene un bajo nivel de ejecución por no decir nulo, metas sociales que si constituyen un avance en la dirección de lo prioritario por cumplir en este momento por parte de la Administración Distrital y que lo tiene desatendido, desatención que se quiere escudar ahora con el velo de una consulta sobre representatividad afro o consejo distrital afro, reviviendo de forma vergonzante el decreto 364 que no ha sido derogado por el gobierno distrital a pesar de los anuncios. En este marco de prioridades tiene un segundo lugar, el cumplir con el fortalecimiento organizativo de las expresiones afro en las localidades, -que es diferente a mantener solamente las relaciones con pequeños agrupamientos-, reconocerlas, apoyarlas y contribuir a la elevación de su calidad en la interlocución con el Distrito, la organización para la participación y la autonomía. En tercer lugar avanzar y dejarle a Bogotá una política pública diseñada y decretada, un Plan Decenal e integral construido con la población afro en las localidades y con los sectores de la Administración que contenga política social y que ataque las diversas problemáticas del pueblo afro de forma estructural. Plan Decenal Afrobogotano en el marco de la acogida distrital de la declaración del decenio de los afrodescendientes de la ONU, que involucre de manera activa y participativa a los trece sectores de la administración Distrital y construido con el pueblo afro en las localidades con una rigurosa metodología, que contemple como iniciales ejes centrales los siguientes: Calidad de vida, sostenibilidad humana. Vivienda. Educación. Formación, empleo, gestión empresarial, pequeña y mediana empresas. Igualdad de oportunidades y de trato. Salud y seguridad social. Cuerpo, vida y espíritu. Reconocimiento de la diversidad étnica y cultural. Participación, autonomía étnica y organizativa. La protección de los derechos fundamentales de los afrobogotanos y de sus comunidades que implique poner fin a las brutales persecuciones policiales contra el pueblo negro y la represión a los grupos o tribus que con orientaciones racistas de corte fascista agreden a nuestro pueblo en varias localidades y que nos ponen en la difícil situación de sobrevivencia en esos espacios. Finalmente utilicemos la figura de la consulta previa como lo indican los protocolos señalados por la Corte Constitucional en su sentencia 576 del 2014, no sólo para el tema de representatividad afro, hagamos consulta también para refrendar el Plan Decenal de política pública y planes locales de buen vivir afros y la aprobación del Plan de Acciones Afirmativas actualizado y ajustado. “Partimos de la base que las políticas públicas son un componente sustancial, sobre todo en la actualidad, de la acción del Estado y reflejan en parte las condiciones de desempeño y las definiciones que lo guían, por tanto las políticas públicas no son un compartimiento estanco inspiradas en la buena voluntad de algunas personas. Las políticas públicas son un modo de relación entre el Estado y los ciudadanos, relación de gobierno y las etnias, esta relación puede ser participativa o tender a la dominación, la subordinación o la contención”. ¿Qué sucede cuando estas políticas públicas son aplicadas o impuestas sobre otro grupo social o etnia, que se encuentra en proceso de construir un proyecto propio como en el caso del pueblo afrobogotano?. La administración a través de estos tres largos años se raja en materia de política pública afro en nuestro balance. Desde el Acuerdo electoral firmado por usted en el Restaurante de Marino Alomía en el 2011, hasta la baja ejecución de los programas, pasando por los pocos recursos que tiene el tema afro y étnico para el 2015 (28.000 millones), denotan el poco peso que tiene el tema étnico en su administración. Queremos manifestar finalmente, que el hacer conciencia de las diferencias y proponer desde un ejercicio crítico que quiere construir una política pública participativa, no puede seguir siendo descalificado como han sido descalificadas algunas de nuestras propuestas que han sido silenciadas. El tiempo que queda es para dar un viraje estratégico así marche el tiempo en contra, si hay voluntad política se puede construir agenda conjunta, siempre y cuando se haga desde la profunda participación democrática del pueblo afrobogotano. Estas preguntas y nuestra ruta fijada de acuerdo al Corte de cuentas que le presentamos, queremos que la podamos conversar con la Administración Distrital, lo mismo dejarle el documento-Balance que acompaña esta carta y poderlo entregar en sus manos cuando usted lo indique. Cordialmente ANAFRO DISTRITAL DELEGADOS, DELEGADAS Y ACTIVISTAS AFRO AL CONGRESO NACIONAL DE QUIBDÓ. POR BOGOTÁ-PLAZA ARTESANOS-PROCESOS AFROURBANOS DE LAS LOCALIDADES. COLECTIVO MUJERES NEGRAS AIRADAS Arturo Grueso Jimmy Viera Rivera Daniel Garcés Carabalí Cesar Asprilla Efraín Viveros Filigrana Guillermo Portocarrero Alí Bantú

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s