Skip to content

Declaración del X Encuentro Catinoamericano y Caribeño de Sindicalistas

noviembre 23, 2015

elacs.jpg

 

Sindicalistas clasistas y revolucionarios de Brasil, Argentina, Colombia, Ecuador, México, Perú y República Dominicana, nos reunimos en el Estado de Río de Janeiro – Brasil, en el X Encuentro Latinoamericano y Caribeño de sindicalistas (ELACS).

El espíritu y calor fraternal de la clase obrera y los pueblos de Brasil, dueños de una abundante historia de luchas, cuya cuota de sacrificio la entregaron los grandes héroes obreros, populares y revolucionarios como: Manoel Lisboa, Carlos Mariguella, Manuel Aleixo, Amaro Felix y Amaro Luis de Carvalho, entre otros, creo el marco ideal para el desenvolvimiento del evento que tuvo como punto de partida la proyección de las imágenes del horrendo crimen de más de un centenar de trabajadores y jóvenes luchadores en Ancara – Turquía, el 10 de octubre de 2015, hecho que ratificó el repudio y condena unánime de los sindicalistas de América Latina y el Caribe a los responsables de este acto criminal, el gobierno de Erdogan y el grupo terrorista Estado Islámico.

Los saludos de los representantes de las delegaciones internacionales, y de las organizaciones sindicales de Brasil auspiciantes y participantes en el Encuentro, en su sesión de apertura, ratificaron unánimemente la gran importancia y oportunidad del evento, dada la urgente necesidad de sintetizar las experiencias de lucha sindical y popular en los diferentes países para enfrentar en un nuevo nivel las ofensivas antiobreras y antipopulares que despliega el imperialismo y las burguesía con sus gobiernos en cada uno de nuestros países.

El panel que abordó el tema general del X ELACS, la crisis del capitalismo y los derechos de los trabajadores, fue abundante en datos y argumentos respecto de que la crisis del capitalismo expresa su propia naturaleza voraz y contradictoria.

Todos coincidieron en ratificar que la reciente crisis que arranco con la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos de Norteamérica y que contaminó a los principales países imperialistas de Europa, en realidad no fue una crisis únicamente financiera sino económica, es decir, crisis de sobreproducción relativa, lo cual es, quizás, la mayor evidencia de la naturaleza inhumana del capitalismo, como lo dijera Marx, a diferencia de las crisis en la antigüedad que se originaban en la escases, en el capitalismo se deben a la abundancia, pero esa abundancia surge, paradójicamente, no de la satisfacción de las necesidades de los pueblos sino de su incapacidad económica para acceder a esos bienes indispensables.

Y su evidencia se expresa en la realidad, 900 millones de personas sufren hambre en el mundo; entre 3 y cuatro mil millones viven sin agua potable; los 80 individuos más ricos del mundo equiparan sus riquezas con los ingresos de 3.600 millones de personas.

Por eso no debe causar sorpresa que en esos momentos, los burgueses e imperialistas busquen descargar la crisis sobre las espaldas de los trabajadores y los pueblos.

Se remarcó también que, el triunfo de la revolución socialista de octubre (7 de noviembre en el nuevo calendario), abrió la etapa de la crisis general del capitalismo que ratifica ya no la necesidad sino la posibilidad cierta de su superación con la nueva sociedad, la sociedad socialista.

La crisis general del capitalismo se entrelaza con sus crisis económicas, maximizando sus efectos, acelerando su descomposición.

También se remarcó que el escenario de crisis, ha tenido como contraparte múltiples acciones de lucha y resistencia de los trabajadores y otros sectores sociales afectados por las políticas anticrisis, de austeridad severa, que se han expresado y multiplicado a lo largo y ancho del planeta, reiterando nuestra identidad y solidaridad con las mismas en ejercicio del internacionalismo proletario.

En América Latina, el periodo de amortiguamiento de la crisis, en base a los elevados precios de los commodities, quedó atrás. El derrumbe de sus precios en el mercado internacional está desnudando la verdadera condición del subcontinente. La mayoría de países gobernados por las facciones abiertamente neoliberales de las burguesías, que encadenaron mucho más sus economías a la dependencia de las potencias imperialistas con múltiples tratados de libre comercio, buscan encarar la crisis profundizando el neoliberalismo, despojando mucho más de los derechos a los trabajadores y los pueblos, profundizando los instrumentos y políticas represivas con la fascistización. Similar ha sido el comportamiento de la mayoría de los gobiernos “alternativos” que sucumbieron o están sucumbiendo frente a las presiones del imperialismo, atizando las contradicciones interburguesas. Estos gobiernos que ascendieron al poder, apropiándose de las propuestas de los trabajadores y la izquierda, han evolucionados a posiciones entreguistas y de renegociación de dependencia con diferentes potencias imperialistas, presentando a la presencia de los capitales de otras potencias como China o Rusia, como la supuesta superación de la dependencia del imperialismo. Los nuevos niveles de endeudamiento externo que se registran en todos nuestros países, desmiente esa afirmación.

Se denunció también cómo las gestiones de todos los gobiernos de la región, neoliberales y “alternativos”, han tenido como resultado una mayor concentración de la riqueza en manos de los más poderosos grupos económicos locales y de los grandes banqueros. En particular se enfatizó el gran impulso de la concentración de la propiedad de la tierra en manos de grandes consocios y latifundistas, acelerando el despojo de pequeños y medianos propietarios, asegurando las concesiones de los recursos naturales para los grandes monopolios.

Se han constatado amplias similitudes en las políticas de flexibilización laboral, conculcación de los derechos laborales y criminalización de la lucha, la protesta y las huelgas de los trabajadores y los pueblos en todos los países de América Latina y el Caribe.

Con desniveles normales, se constató también procesos coincidentes de recuperación y ascenso de la lucha sindical y popular, que cuenta con la estimulante y destacada presencia de los sindicalistas clasistas y revolucionarios.

Un signo común de esas experiencias es el hecho positivo de alentadoras expresiones de la ampliación de la unidad del movimiento sindical con amplios sectores sociales, principalmente del campesinado, los pueblos indígenas, originarios y negros, la juventud, profesionales, jubilados, etc.

El encuentro condenó el encarcelamiento de 4 dirigentes magisteriles de la Sección 22 de la CNTE de Guajaca – México, ocurrido el 28 de octubre, y recibió con gran entusiasmo el saludo de los padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, Estado de Guerrero – México, haciendo nuestro el grito de: “vivos se los llevaron, vivos los queremos”, comprometiéndonos a hacer evidente nuestra solidaridad con cartas, comunicados y acciones en las Embajadas de México de cada país.

Los intensos debates en los talleres temáticos concretaron:

1.- La tercerización no es algo nuevo en el mundo y se intensificó con el neoliberalismo. Consideramos que la tercerización es parte de la flexibilización de las relaciones de trabajo, profundizando, de este modo, la explotación de los trabajadores. Como ataca la forma de organización actual de los trabajadores, es necesario debatir nuevas tácticas de lucha.

 

2.- La política educacional aplicada en los países latinoamericanos y caribeños sigue la política del Fondo Monetario Internacional, trayendo consecuencias nefastas para estudiantes y profesionales en educación, como por ejemplo, los constantes intentos de privatización de la educación pública, y la conculcación de los derechos de los docentes. Es imperativo convocar al 1er. Encuentro de Trabajadores de la Educación de Latinoamérica y el Caribe.

3.- La criminalización del movimiento sindical necesita ser analizada bajo el punto de vista de la lucha de clases. Existe un proceso en curso de criminalización de las luchas de la clase obrera. El Estado sirve para reprimir los trabajadores, como observamos en México, donde, por las estadísticas oficiales, existen 24 mil desaparecidos. El caso más emblemático son los 43 de Ayotzinapa.

3.- La mesa de trabajo sobre la criminalización de la lucha social y todos los participantes del X ELACS condenan la represión, el encarcelamiento, elaboración de las legislaciones terroristas de estado y los asesinatos en contra de los dirigentes, trabajadores y pueblos de Latinoamérica, El Caribe y el mundo y exige castigo para los responsables, intelectuales y materiales de estos actos, a la vez que demanda el cese a estas acciones que atentan contra la libertad y los derechos humanos de los trabajadores y los pueblos.

4.- Los gobiernos neoliberales de Latinoamérica y de Caribe están aprobando leyes que conducen a la privatización del derecho a las pensiones, como ya se presenta en Chile, Perú y Colombia. Los sindicalistas clasistas daremos la lucha para evitar que se asalten los fondos de pensiones de los trabajadores, defendiendo toda su trayectoria de vida dedicada al trabajo merecedor de una jubilación digna.

5.- El sistema capitalista que explota a las mujeres, sometiéndolas a diversos tipos de violencia, por ello, necesitamos intensificar las luchas desarrolladas en el día 25 de noviembre. Las medidas de los gobiernos de Latinoamérica y de Caribe atacan directamente los derechos específicos de las mujeres y también sus derechos laborales. A las mujeres les queda la doble y la triple jornada laboral, el acoso, la violencia dentro y fuera de sus hogares y la imposibilidad de vivir con dignidad. Necesitamos luchar por más conquistas sociales, por la amplia participación de las mujeres en los sindicatos y organizaciones de clases, por salario igual, guardería y por el fin de este régimen de explotación.

6.- En el capitalismo los trabajadores sufren mucho asedio moral, presión psicológica y accidentes de trabajo, que desencadenan enfermedades graves, además de, en varios casos, se los llevan a la muerte. Esos problemas fueron intensificados a partir de la tercerización de las actividades de trabajo. Sin embargo, los gobiernos de los países de Latinoamérica caminan en la dirección de la reducción de las inversiones en la salud pública y de la privatización de sus servicios, imposibilitando, de este modo, el acceso a una salud de calidad y derecho a beneficios por parte de los trabajadores y sus familias.

Los delegados al X ELACS destacamos la gran trascendencia de las exposiciones, las ponencias, los debates e intercambios desenvueltos en el curso del evento, que han aportado abundante y valiosa información sobre las experiencias de la organización, la lucha, la unidad y la consolidación y ampliación del movimiento sindical clasista y revolucionario, conduciéndonos a proponernos nuevos e importantes desafíos hacia adelante:

1.- Quienes participamos en el 10 ELACS, nos proponemos y comprometemos a desarrollar la unidad en todos los niveles: unidad entre los sindicalistas clasistas y revolucionarios y todas las fuerzas y expresiones sindicales que coinciden en impulsar la lucha por los derechos de los trabajadores y contra la explotación capitalista, trabajando por fortalecer las fuerzas de nuestras tendencias, recuperando las direcciones de las principales organizaciones actualmente dirigidas por oportunistas y patronales; unidad del movimiento sindical con los compañeros campesinos y pueblos indígenas y originarios; y, amplia unidad con todos los sectores sociales y populares víctimas de las políticas del imperialismo y las burguesías.

2.- Estimamos de gran importancia la necesidad de impulsar, potenciar y combinar todas las formas de lucha, la económica – reivindicativa, la ideológica y la política por la conquista del poder político, que dependiendo de las condiciones particulares, encierra también la posibilidad de la lucha electoral. Significa que los sindicalistas clasistas y revolucionarios reconocemos y estimulamos la actividad y la lucha de los partidos políticos revolucionarios de la clase obrera, marxista leninistas, y de las organizaciones políticas de izquierda consecuentes con la lucha de los trabajadores.

3.- Consideramos de gran importancia atender las tareas de educación sindical y política de nuestra clase obrera. La conciencia clasista y revolucionaria no surge de la espontaneidad, es el resultado de la asimilación de las experiencias de la lucha, de la profundización del conocimiento de la realidad de nuestros países, de Latinoamérica y el mundo, y del estudio y asimilación de la historia y la teoría revolucionaria. La experiencia nos enseña que sin atender la educación sindical no hay sindicalismo ni sindicalistas clasistas y revolucionarios.

4.- Es imprescindible que el espíritu movilizador del X ELACS se concrete en compromisos de mayor solidaridad y acciones coordinadas de los sindicalistas clasistas y revolucionarios de la región. Nos comprometemos a desarrollar una comunicación más ágil para elevar la solidaridad con todas nuestras luchas, desplegándolas con una mayor oportunidad y eficacia. Nos plateamos impulsar una presencia coordinada del ELACS en ocasión de las históricas y emblemáticas fechas: 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, y el 1ro. de Mayo, día universal de los trabajadores y de lucha contra el capital, el 25 de noviembre, día de la no violencia contra la mujer, realizando una propaganda unificada en las acciones y movilizaciones que se realizan en cada país. Rescatamos también el 5 de junio, día internacional del medio ambiente, como la oportunidad para unificar acciones a nivel internacional.

5.- Saludamos y apoyamos las iniciativas de impulsar encuentros sectoriales internacionales, dadas las urgencias de unificar posiciones y coordinar acciones de los sindicalistas clasistas y evolucionarios de sectores como la educación, energéticos, servicios públicos, salud, etc., y hacer frente a las políticas impuestas desde los círculos imperialistas y dócilmente aceptadas por los gobiernos de nuestros países.

Nuestro X Encuentro asume también el compromiso de incorporar y profundizar el debate de la situación y necesidades de los trabajadores agrícolas o rurales y de los campesinos, dada la gran importancia política de su incorporación a la lucha y de fortalecer la alianza obrero campesina. El XI Encuentro incorporará en su agenda este importante tema.

Todos los participantes en el X Encuentro Latinoamericano y Caribeño de Sindicalistas ELACS, reconocemos la gran responsabilidad que para el éxito de este evento han tenido principalmente: el Movimiento Lucha de Clases de Brasil, los compañeros Dirigentes de SINTTEL-Rio, SINTUFRJ, de la CUT Río de Janeiro y más organizaciones y personas presentes y solidarias con este evento. Los delegados de los demás países de América Latina expresamos nuestro profundo reconocimiento por su contribución al éxito del X ELACS, gracias y congratulaciones a todos ellos.

Nuestro victorioso Encuentro culmina fortaleciendo y elevando los lazos fraternales y los compromisos de los sindicalistas clasistas y revolucionarios del continente.

Nuestra próxima cita será en Colombia, en el 2017.

¡Viva la unidad y lucha de los trabajadores!

¡Viva el internacionalismo proletario!

Río de Janeiro, noviembre 1ro. de 2015.

Firman:

Brasil

Movimiento Lucha de Clases

Argentina

Corriente Clasista y Combtiva

Colombia

Colectivo Nacional Sindical Clasista Guillermo Marín de Colombia

Ecuador

Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE)

Unión Nacional de Educadores (UNE)

Frente Popular

México

Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de México

Perú

Frente Popular

República Dominicana

Movimiento de Trabajadores Independiente

Asociación Dominicana de Profesores

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s