Skip to content

La “recaptura” del Chapo y el descrédito del régimen

enero 27, 2016

La noticia sobre la “recaptura” del narco el Chapo Guzmán atrajo la atención general, pero lejos de presentarse como un simple aval o fortalecimiento de la credibilidad de las instituciones del régimen, todo lo contrario. El hecho evidenció el descrédito general del que goza el gobierno, particularmente Peña Nieto.

Ya de por sí, la sola presencia en la cárcel de un capo de este calibre levanta dudas sobre la realidad de su confinamiento y las condiciones de que goza en prisión. Sobre todo comparadas con las condiciones de los presos políticos y los presos comunes recluidos con irregulares procesos y mantenidos en las cárceles, más por su pobreza que por su supuesta culpabilidad.

A todo esto se suma primero la fuga, y luego la “recaptura” en momentos “necesarios” de atraer la atención en otra dirección más conveniente al régimen. Inmediatamente se le consideró como una cortina de humo por el aumento del dólar y la baja del precio del petróleo por personas no muy politizadas o de izquierda.

De nuevo y de manera contundente, el gobierno y sus desprestigiadas instituciones quedan como una burla, cuando dos personajes de la farándula (Sean Penn y Kate del Castillo), con algunas posiciones tibiamente críticas, tienen más capacidad para entrevistar al capo que los aparatos de inteligencia del régimen para localizarlo. Más grande hubiera sido el ridículo del Estado si se hubiera difundido la entrevista que le prepararon a la revista Rolling Stone antes de su captura; así que “fue detenido”.

Los cientos de memes que se burlaban de Peña Nieto poniendo la captura del Chapo como un nuevo pacto distractor fueron la constante, más que ayudarle hundieron más en el demérito al gobierno.

Además, sale una vez más a la luz la intervención de las fuerzas armadas del imperialismo para enmendarle la página al régimen terminando por mostrar aún más su incapacidad en el “combate al narcotráfico”.

Incluso, el intento de revire anunciando la “investigación” de los entrevistadores termina por ridiculizarlo aún más. Cada vez son menos las personas que le creen a Peña Nieto, al gobierno en general y al Estado en su conjunto. Pero esta incredulidad y burla al sistema no puede quedar ahí, es labor de los comunistas transformar la crítica en organización, convertir la descalificación en acción. Que los cientos de caricaturas y memes no se queden en eso, sino que sean el pronóstico de acciones de masas en las calles.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s